Se aplica a los conflictos entre empresas y entre particulares y empresas.

Los conflictos más habituales son:

  • Los que se producen por las relaciones entre la empresa, clientes y proveedores: errores de facturación, relacionados con los pagos, incumplimiento de requisitos (calidad, plazos, entregas).
  • Los internos a las organizaciones: conflictos entre departamentos, conflictos entre las personas.
  • Los relacionados en el ámbito laboral: temas de productividad, incentivos, bajas, despidos.